La Inversión Extranjera Directa mantiene la economía de Brasil a flote

Por: Angélico Advogados 

Cualquiera que haya estado prestando atención a las noticias sobre Brasil sabe que las empresas más grandes del país han estado bajo escrutinio debido a escándalos de corrupción. La gigantesca empresa petrolera estatal, Petrobras; el negocio de construcción, Odebrecht; y la mayor empresa procesadora de carne del país, JBS; han sido implicados en investigaciones criminales, incluso los presidentes Dilma Rousseff y Michel Temer. 

Si bien todas estas crisis económicas y políticas internas han estado presentes en Brasil, una cosa se ha mantenido estable: la inversión extranjera directa (IED). En 2016, Brasil recibió un total de US$ 78 mil millones en IED, la séptima más alta del mundo. Otros 70.000 millones de dólares se proyectan para el 2017. Es probable que el número de inversiones se mantenga estable debido a una combinación de factores, entre ellos los altos tipos de interés nacional y los grandes mercados de consumo consistentes, que sitúan a Brasil por encima de países como China y Rusia para la inversión extranjera directa. 

Otro factor que contribuye al alto índice de inversión extranjera directa es la fiebre de las empresas nacionales que están vendiendo sus activos frente a la grave recesión del país y los extranjeros que están aprovechando estas oportunidades. Gazit Globe, un grupo de centros comerciales israelíes, ha invertido US$ 635 millones en los últimos cuatro años, aprovechando los bajos precios y consiguiendo acuerdos en todo Brasil.  

Así como ellos, muchos otros inversionistas extranjeros han hecho lo mismo. En lugar de huir frente a la inestabilidad, las compañías extranjeras han entrado en acción para comprar empresas en peligro y ahora simplemente están esperando a que la crisis pase y sacarles provecho. 

Aunque el Partido Laborista de Brasil rechazó a los inversionistas extranjeros con su enfoque en las políticas económicas domésticas, el presidente Michel Temer y su ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, han sido muy optimistas para acoger a inversionistas extranjeros. Incluso han tomado medidas para reducir la famosa burocracia de Brasil para acelerar el proceso de apertura de empresas de propiedad extranjera. 

Como dice el refrán, con cada crisis hay nuevas oportunidades. En el caso de la crisis actual en Brasil, los extranjeros están sin duda viendo oportunidades y beneficios lucrativos. 

 

Artículo Original: Foreign Direct Investment Keeps Brazil’s Economy Afloat