La recuperación económica de Brasil inspira a la inversión extranjera

Cualquier persona atenta a las economías globales en los últimos años sabe que Brasil ha estado luchando. El país latinoamericano ha experimentado una recesión catastrófica, sin duda una de las peores en décadas.

El proceso de destitución de la presidenta Dilma Rousseff, cuya administración fue culpada de causar la recesión, marcó un punto de inflexión. Ahora, el actual presidente, Michel Temer, está centrando sus esfuerzos en rescatar la economía del país.

Temer ha introducido una serie de políticas para estimular la recuperación económica. Su plan abarca desde salvar algunas de las empresas más grandes del país de la quiebra mediante la implementación de generosos planes de pago, hasta inyectar dinero en efectivo a la economía del país, permitiendo a los brasileños legalizar el dinero retenido en el extranjero en programas de repatriación fiscal.

Un área en la que Temer también se ha centrado es la eliminación de la burocracia, dando incentivos a las empresas extranjeras que desean invertir en Brasil. Su política de puertas abiertas, una salida de la administración anterior, junto con la eficacia de su estrategia de recuperación económica, ha hecho de Brasil un destino atractivo para el capital extranjero.

Todos estos esfuerzos están empezando a tener efectos positivos. Las acciones del país han estado en alza con el índice iShares de Brasil aumentando más del 11 por ciento este año. Los resultados de mediados de abril mostraron un aumento del dos por ciento. La moneda de Brasil, que en 2016 llegó a más de cuatro reales por dólar, se ha mantenido estable en poco más de tres reales por dólar para el primer y segundo trimestre de este año. Brasil también ha aumentado sus exportaciones extranjeras a US$ 153 mil millones en bienes y redujo su déficit en un 70 por ciento a finales de 2016.

Estos y otros factores apuntan a que Brasil está bien encaminado hacia la recuperación económica, y también han llevado al FMI a predecir que Brasil recuperará su posición como la octava economía más grande del mundo en 2017.

Mientras que las estimaciones anteriores situaron la recuperación de Brasil en un modesto 0,5 por ciento, el rápido crecimiento observado en varios sectores ha incrementado esta estimación a 1,6 por ciento para 2017 y 2,5 por ciento para 2018. Esta lenta pero continua recuperación ha reintroducido fe en la economía de Brasil, donde inversionistas extranjeros buscan aprovechar las oportunidades en la mayor economía de América Latina.

 

Artículo original: Brazil’s Economic Recovery Inspires Foreign Investment

Para conocer las actuales oportunidades de negocios de inversión en Brasil, contacte a nuestros miembros Angélico Advogados.