Nuevas formas de crear valor e invertir en Latino América

emprendedores blog

Desde hace tres años, la inversión en nuevas empresas latinoamericanas aumentó casi diez veces, pasando de $ 500 millones USD en el 2016 a $ 4.6 mil millones en el 2019. Sin embargo, con la aparición del COVID-19 y su rápida propagación, se han tenido que implementar cierres económicos, lo que hace más difícil el acceso a inyecciones de efectivo para los emprendedores de América Latina, por parte de los inversores a corto plazo y de los aceleradores de emprendimientos.

Por lo anterior, los emprendedores para obtener apoyo y financiación a largo plazo deben considerar alternativas, como trabajar con “constructores de empresas”. Estas organizaciones, conectan el talento, los inversionistas y emprendedores experimentados para desarrollar muchas ideas simultáneamente. Su enfoque combina la estabilidad de una empresa establecida con la creatividad e innovación de nuevos emprendimientos individuales, desarrollando conceptos a través de un proceso riguroso y luego creando las organizaciones independientes más exitosas.  

Facilitar el registro de nuevos negocios

En varios países latinoamericanos, el proceso para registrar legalmente una nueva empresa está inmerso en mucho papeleo y formalidades para cumplir con todos los requisitos. Es aquí donde los “constructores de empresas”, que trabajan con muchas ideas de emprendimiento simultáneamente, están familiarizados con los procesos burocráticos exigidos y pueden ayudarlos a través de procedimientos repetibles y su branding comercial. Además, pueden aprovechar la experiencia de la industria y las infraestructuras existentes para ayudar a lanzar y estabilizar nuevos negocios.

Fomento de la confianza de los inversores

Simplemente registrar legalmente una empresa no es suficiente, si no hay dinero que sustente el desarrollo del negocio, es necesario contar con el capital de inversionistas que apoyen el proceso; en el caso de Latinoamérica, estos inversores son altamente aversos al riesgo y las situaciones de crisis no hacen más que acentuar esta característica.

Dada la red de contactos de los “constructores de empresas”, estos pueden incrementar las oportunidades de financiación para los nuevos emprendimientos porque reducen el riesgo percibido para los inversionistas. El modelo de “constructor de empresas” está diseñado para crear compañías exitosas utilizando un proceso estructurado para generar y probar ideas que se basan en intentos pasados. Como parte del creador de una empresa, los empresarios trabajan en múltiples ideas de inicio y las validan antes de buscar financiación externa.

Incremento de Asociaciones Corporativas / Startups

Los “constructores de empresas” además de reunir empresarios experimentados se asocian con expertos de la industria y grandes corporaciones, las cuales pueden mantenerse al día con los últimos desarrollos tecnológicos trabajando con nuevas empresas y sus fundadores para acceder a conocimientos de la industria, nuevas oportunidades de mercado y en ocasiones incluso financiación. A través de estas relaciones se crean las oportunidades para minimizar el riesgo para los inversores corporativos regionales. Asimismo, los “constructores de empresas” pueden compartir su experiencia y enseñar a las corporaciones cómo ser ágiles, innovadores y flexibles en respuesta a los nuevos desafíos.

Ante este escenario de crisis sanitaria, los emprendedores en mercados emergentes como América Latina deben buscar nuevas alternativas de financiamiento que además les ayuden a mantenerse vigentes en el mercado.  

 

Otras Noticias