Fusiones y adquisiciones durante la pandemia

fusiones blog

Para nadie es un secreto que, durante esta pandemia, las empresas han centrado todos sus esfuerzos en mantener la liquidez del negocio, garantizar las cadenas de suministros, los ingresos y la rentabilidad, tanto para seguir funcionando, como para prepararse a escenarios futuros.      

De esta manera la gestión de la caja se ha convertido en la gran preocupación y prioridad para las compañías y es aquí donde las fusiones y adquisiciones pueden ofrecerles la posibilidad de capitalizarse, desarrollarse y ser viables, evitando un endeudamiento que las pongan en riesgo. Sin embargo, antes de optar por estas alternativas, es importantes que las partes involucradas aborden los siguientes aspectos. 

El primer paso consiste en realizar un proceso de valoración ajustada, a partir de la información previa a la pandemia, porque permitirá determinar los beneficios que se pueden esperar de esta empresa en el futuro. Es importante que los vendedores tengan total claridad del valor real de su negocio, porque esto les permitirá tener una mejor posición de negociación. 

Una vez las partes llegan a un acuerdo tanto para adquirir o invertir, se inicia el Due Diligence, que consiste en la realización de un proceso investigativo detallado de cada una de las áreas de la organización, sin embargo, en tiempos de pandemia el proceso debe modificarse para incluir otros aspectos normalmente menos convencionales dentro de los procedimientos, como, por ejemplo:

Situación laboral: Revisar si la organización implementó y cumplió las recomendaciones establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para la protección de los trabajadores, proveedores y clientes, entre otros.

Así mismo se debe determinar si la compañía ejecutó las obligaciones laborales establecidas para responder al COVID-19, como son la terminación o suspensión de los contratos de los trabajadores cumpliendo la legislación laboral vigente, ya que en caso de una reclamación la parte compradora no deberá asumir estos costos.  

Contratos: Examinar los contratos de negocios y su situación real con los proveedores y clientes, para anticipase a situaciones como terminación temprana, sobrecostos provocados por la pandemia, ya las repercusiones generadas por los cambios de control, entre otros. También es importante revisar las cláusulas de fuerza mayor de las relaciones contractuales del negocio, adoptadas durante la crisis sanitaria, para ver si se ha generado un derecho de terminación anticipada motivado por el incumplimiento del contrato y la manera como se resolverá con la regulación vigente.

Protección de datos: Debido a la implementación del trabajo desde casa, como medida para la protección de los trabajadores del contagio del COVID-19, es indispensable verificar si se ejecutaron los protocolos de seguridad para la protección de la información de la empresa.

Seguro de Garantías: Es importante establecer la póliza con la aseguradora desde el inicio de la negociación, ya que este organismo requerirá acceder al análisis realizado por parte de la compañía que invertirá o comprará, para poder establecer el monto real de la póliza que le aplica a la compañía.

Aprobación de terceros: Determinar esos grupos que pueden retrasar la operación de compra o fusión de la empresa como las entidades gubernamentales o reguladores, los arrendadores, entidades financieras, entre otros, para anticiparse a posibles problemas.

Modificaciones legislativas: Determinar y aprovechar los beneficios de las modificaciones normativas que se están desarrollando de cara a la pandemia actual, para apoyar a los empresarios y mitigar el impacto del COVID-19 sobre sus empresas.      

Por lo anterior, y en medio de esta pandemia, es importante que los inversionistas interesados en realizar fusiones o adquisiciones evalúen detalladamente la viabilidad de esta decisión para proteger su capital.

Otras Noticias